perspecgrama

 

¿CÓMO COMPROBAR LA VIDA FÍSICA PRESENTE? ©

Capítulo 45 Perspectiva Distinta xq4tmu 2DA. E.©

Un cuerpo celeste en el espacio cerca del punto de origen del Big Bang que podríamos ver aun con luz y vida por millones años más, es posible que en este instante ya no exista; pero para los ojos y sentidos humanos, existe...
y, podríamos registrar historias completas de vida de civilizaciones reales que viven... pero no alterables y manipulables porque es la realidad de una dimensión distinta…


Entre dos planetas con civilizaciones avanzadas muy distantes uno del otro, logran contacto en un punto intermedio del espacio logrando comunicación con bastante información. Resultado, la información y semillas permanecen; los planetas han desaparecido porque han pasado muchos millones de años.
 Continuarán…


¿Cómo puede, con certeza una persona, saber el nivel, conscientemente, de conciencia que tenga de la vida natural y física?


¿Cómo puede comprobar con evidencia un individuo si está experimentando tan sólo la escena cotidiana de su vivencia de aquel instante preciso de su vida ya ocurrida o, es la escena que se está construyendo en ese preciso instante?

Ambas hipótesis se refieren a la vida real y en hechos; una de ellas, experimentado la existencia de la vida que ya ocurrió, y la otra experimentando la existencia de la vida en el santiamén preciso en que se construye.

¿Cómo se entienden tan extrañas interrogantes e hipótesis?

Plenamente consciente una persona, quizás, sea como tomar conciencia de la vida.

Se ha dicho, sobre experiencias que han logrado diversas personas en circunstancias en que han estado al borde de la muerte y que han dicho por ejemplo, que tuvieron el pasaje completo de sus vidas desde la infancia hasta el momento culminante. En otras palabras, en un lapso de tiempo indeterminado, han vivido paso a paso sus vivencias e inclusive pasajes que no recordaban.

Especialistas también han escrito a respecto que algunas personas tienen la posibilidad de experimentar el proceso que transcurre al momento de la muerte y que también podrían experimentar la vivencia completa de su existencia pasada. xq4tmu³ p≠©²

Lo que podría significar con estos ejemplos entre otros, es que alguien podría darse cuenta o percibir ese momento o experiencia consciente. En este caso particular, una persona podría pensar o sentir la sensación de que, lo que está viviendo y experimentando en forma real, es el pasaje ya conocido del transcurso de su existencia física ya vivida.

Cuando se ve una película cinematográfica, es lo normal que se inicia desde el principio hasta el final. De igual manera, al poder experimentar el pasaje o experiencia de la vivencia de una existencia particular ya transcurrida, sería muy similar  como aquellas experiencias de tantas personas, desde el principio hasta el final, y con la diferencia, que la persona es protagonista de la escena; sería como estar metido en una historia cinematográfica.

Ahora bien, también se dice, que muchas personas cuando fallecen no se dan cuenta conscientemente que han fallecido y que siguen actuando como si estuvieran viviendo la realidad y relacionándose con las personas de una forma casi real. También se dice, que igual como es abajo es arriba. Lo que podría significar que uno pudiera estar experimentando la vivencia de su vida ya ocurrida en alguno de esos procesos.
Se sabe, que la sociedad y las personas generalmente vivimos en una rutina habitual  de quehaceres, actividades y obligaciones comunes. ¿Pero qué pasa cuando alguien se detiene o aparta de esa mecánica recurrente?  ¿Podrá experimentar algo distinto?

Diversas interrogantes alguien puede hacer, en aquellos momentos en que la persona percibe esas experiencias o sensaciones como los ejemplos dichos.

¿Cómo puedes estar seguro que estás vivo en la realidad física presente?

Se sabe, que existen algunos métodos para que la persona compruebe en qué aspecto dimensional se encuentra, y nadie discute que pueden ser muy efectivos. Pero, esas prácticas son para comprobar si la persona se encuentra en alguna dimensión superior o en el plano astral o soñando, pero no en el espacio tridimensional.

¿Cómo se puede comprobar entonces que la persona simplemente está percibiendo o viendo la imagen y semejanza completa de la existencia ya vivida? Quizás muy difícil porque casi siempre estamos sumidos en la inercia del correr de la vida cotidiana que no nos permite ver la vida con alguna perspectiva distinta.

Mirado de otra forma, la interrogante sería como un personaje de un cuento o una historia, en que al unísono de ser participante y protagonista de tal historia y aventura, además se da cuenta en algunos pasajes, que es un actor viviente dentro de esa historia, y en esos momentos piensa en cosas que le parecen extrañas que no tienen nada que ver con el libreto y curso normal del cuento en particular. Así, que aunque se da cuenta de tal percepción, sabe igual que debe seguir el curso de esa historia, pero con una diferencia, que cuando le vuelven repasar los pasajes de su vida, habrá quedado registrado que se detuvo un instante con tal percepción y repitiéndosele la misma experiencia en el siguiente proceso de su vida.
También la idea sería parecida, a que aquel actor se salga de la proyección de la película cinematográfica por algunos instantes en una experiencia de observación de la escena desde una butaca de un espectador y sin perder el curso normal de esa historia.


El plano físico, obviamente es físico y denso. Más aun, para una persona común y corriente, puede ser difícil experimentar facultades especiales para determinar con claridad tal circunstancia, vivencia o percepción. Pero tampoco, se puede descartar o descalificar por completo tal hipótesis. A no ser que la persona tenga una experiencia asistida de otra índole como para desechar tal teoría. Entonces, lo que pudiera percibir una persona en un momento dado, podría ser perfectamente real. Falso sería, mediante la forma que demuestre lo contrario en hechos.

Esta ecuación podría contribuir como experiencia cuando se ha sabido que muchas personas manifiestan un cambio importante en sus vidas, para mejor humanamente y en orden espiritual, cuando han tenido algún momento de gran peligro, de salud o al borde de la muerte; pero también podría significar que podrían existir algunas que no necesariamente necesitan estar al borde de la muerte para llegar a experimentar un cambio importante en sus vidas. Simplemente, la percepción, la intuición, la inspiración… podrían señalarle algo quizás distinto.

¿Qué haría usted amigo lector, si en un momento especial, recibe una señal, aviso o mensaje en, y de su vida, y con una posibilidad única y extraordinaria y que al darse cuenta de ello, tiene a su vez la posibilidad de tocar una puerta especial o pedir asistencia o ayuda espiritual?   xq4tmu³ p≠©²
Continuará...


CONTINUACIÓN:

ATENCIÓN LA TIERRA YA NO EXISTE COMO FUE, HA CAMBIADO.

¿Es un título pesimista? de ninguna manera; es sólo una hipótesis o percepción distinta.

Al iniciar este tema partiendo de la base en creer en la eternidad de la vida cósmica, imperecedera de sus múltiples etapas y procesos, quizás, siempre exista un grado de conciencia de la vida misma.

Entonces, dada tal explicación plenamente optimista de la vida, podemos interpretar el título inicial.

Percibir y observar la vida cotidiana tal como la vemos ahora, no necesariamente sea la realidad presente del instante preciso en que se originan los eventos. El instante preciso puede ser la eternidad misma de la vida.
El darnos cuenta que la tierra existe como tal y en ella todo lo que existe, no implica que necesariamente tenga que ser en el instante mismo de su realidad original.
Es indudable que los sentidos y mente temporal humana, nos hace ver, percibir y sentir la vida que vivimos adaptada a circunstancias existentes y reales de un espacio tiempo de la creación y manifestación del cosmos y del todo.


Percibir o creer en la eternidad de la vida, de cualquier forma, física y/o espiritual, responde a la interrogante sobre aquella afirmación de grandes sabios, y del vivir en instante e instante; el vivir el ahora; el vivir la vida presente, y no del pasado y del futuro; porque al entender la eternidad de la vida, vivir con la atención constante de la mente en el pasado y en le futuro, es un absurdo que no tiene mayor sentido.


En otras palabras, nuestros sentidos y mente común, nos dice que la realidad de lo que vemos existe ahora. No cabe duda de la afirmación anterior porque así es. El asunto es distinto y es meterse en la observación del instante preciso de lo observado. Lo que indicaría que al manipular aquella paradoja y darse cuenta de ella, nada garantiza si lo que percibe nuestros sentidos está sucediendo ahora en este instante, o es sólo el efecto real de la vida eterna del pasaje que existió hace miles de millones de años atrás.
Se puede deducir que el ego mental, no permite ver la verdadera realidad plenamente, porque podría trastornarla, y por tanto bloquea al cerebro; y en ese sentido, es difícil afirmar y comprobar si lo que existe al momento de escribir estas líneas concuerda con aquella otra realidad de percepción de la vida real.
El ejemplo sencillo dicho anteriormente sobre la historia cinematográfica con sus actores y personajes sobre un cuento real o ficticio, en donde uno de los protagonistas pero como personaje, en un instante se sale del libreto y dice ¿qué estoy haciendo aquí en este cuento de esta historia que ya existió?

Se puede estimar que el tiempo no existe como algo que permanezca realmente y sólo es un concepto de medida voluntario periódicos de la mente, los sentidos sensoriales, la memoria y la percepción química y biológica y nada más.
Sin esa adaptación y costumbres, el tiempo es la nada misma, es quizás un instante, un soplo, un aliento, un relámpago… y que sólo gracias a la memoria y la mente humana nos indica el transcurso del tiempo sobre eventos que en concreto no permanecen en ninguna parte. Lo anterior no quiere decir que las cosas no existan, porque todas las cosas existen como tal pero fuera del concepto mental humano del tiempo.
La tierra existe o existió como elemento viviente en sus distintos procesos pero a parte de la calificación, concepción y mentalidad humana, y con su propio orden y ley viviente.
Cada persona tiene en su mente y cerebro químico y biológico, un concepto voluntario del tiempo temporal. Eso sí, que es indudable que la inercia de los hábitos y costumbres (y malas costumbres) y direccionamientos políticos y sociales, encausan, conducen y condicionan la forma de vida en la mayoría de los habitantes del planeta, y por eso que es difícil ver los matices de la vida real. En otras palabras, en la forma de vida actual, autoritariamente materialista y de violencia, a pocos les interesa o se les permite tratar de descubrir cosas distintas...
Seguir la fuente de este y otros temas similares clic aquí

Jorge Julio Otterstein

Continuará

 

Publicidad
 
 
 
 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=